EL ÁMBAR

El Ambar es una resina fósil, producto residual del algunos árboles prehistóricos. Millones de años atrás esta resina era un fluido pegajoso. Por efecto del tiempo muy largo transcurrido se transformó en material estable y hermoso. Durante su formación inicial quedaron atrapados en su interior materiales inorgánicos y orgánicos (fósiles). Entre todas las piedras preciosas y semipreciosas, el ámbar es la única de origen orgánico. El ámbar Nor-Europeo o “Ambar Báltico” (originario de las costas del mar Báltico) procede de una conífera (pino), Pinus (o Picea) succinifera; mientras el de Chiapas (México) y el del Norte y Este Dominicanos, proceden de un tipo de Hymenaea (Algarrobo).

se formó por la acumulación anormal de resinas millones de años atrás. Eventos y fenómenos naturales que afectaron la foresta del planeta (variaciones climáticas, vulcanismo, tectonismo, enfermedades, plagas, etc.) causaron la producción de esas inmensas cantidades de resina. Durante el lento proceso de formación se producen ocasionalmente piezas con capas superpuestas, con aguadas en su interior, e incluso con variados colores en su estructura.

HALLAZGOS

El sustrato o material que contiene el ámbar es producto de la descomposición de una roca más antigua. Los restos de estas rocas fueron arrastrados por el agua junto a la masa ambarina, y se redepositaron en capas o estratos arcillosos, lodosos, de areniscas, etc.

COPAL: primera etapa para ser ámbar

Otras resinas se encuentran en proceso formativo, tal es el caso de la llamada “copal”, presente en África, América y Nueva Zelanda. En República Dominicana se encuentra copal cerca de la localidad de Cotui, al nordeste de la isla. La antigüedad de esta resina, puede establecerse en décadas, centenares o miles de años.

All Rights Reserved